Transcripciones Teocráticas
Busquemos perlas escondidas | 29 de enero-4 de febrero Busquemos perlas escondidas | 29 de enero-4 de febrero
Esta semana se examinarán los capítulos 10 y 11 del libro de Mateo, por lo que te recomendamos ver el video: «Información sobre Mateo»,... Busquemos perlas escondidas | 29 de enero-4 de febrero

Esta semana se examinarán los capítulos 10 y 11 del libro de Mateo, por lo que te recomendamos ver el video: «Información sobre Mateo», la transcripción de este video se encuentra en este enlace:

Información sobre Mateo

Si ya viste el video y leíste su transcripción, entonces estás más listo para poder preparar el corazón.

Mateo 11:2, 3 ¿Por qué hizo Juan el Bautista esta pregunta? (jy pág. 96 párrs. 2, 3)

¿No parece extraño que haga esta pregunta? Él es un hombre leal a Dios. Recordemos que cuando bautizó a Jesús, hace casi dos años, vio al espíritu santo descender sobre él y escuchó la voz de Dios expresando su aprobación. Así que no hay razones para pensar que esté perdiendo la fe. Si ese fuera el caso, Jesús no hablaría tan bien de él como lo hace en esta ocasión. Pero, entonces, si no tiene dudas, ¿por qué hace esa pregunta?

Es posible que solo quiera que Jesús le confirme directamente que es el Mesías, pues eso lo animaría a aguantar mientras se consume en la cárcel. Sin embargo, parece que la pregunta de Juan va más allá. Él conoce las profecías bíblicas que dicen que el Ungido de Dios será rey y un libertador, pero ya han pasado muchos meses desde que bautizó a Jesús, y él sigue en prisión. Así que desea saber si habrá otra persona, como un sucesor de Jesús, por así decirlo, que termine de cumplir las profecías acerca del Mesías.

RESPUESTA: Juan no hizo esta pregunta porque estuviese perdiendo su fe, ya que había visto y escuchado directamente la proclamación desde los cielos de que Jesús era el hijo de Dios. Parece ser que la realizó con el fin de sentirse animado a aguantar mientras se consumía en la cárcel.

Mateo 11:16-19 ¿Qué quiso decir Jesús en estos versículos? (jy pág. 98 párrs. 1, 2)

Jesús tiene en alta estima a Juan el Bautista, pero ¿qué opina de él la mayoría de la gente? Jesús dice sobre la generación de su tiempo: “Es como los niños que están sentados en las plazas de mercado y les gritan a sus compañeros de juegos: ‘Les tocamos la flauta, pero ustedes no bailaron; les cantamos canciones de duelo, pero ustedes no se golpearon el pecho de tristeza’” (Mateo 11:16, 17).

¿Qué quiere decir Jesús? Él explica: “Llegó Juan sin comer ni beber, y la gente dice: ‘Tiene un demonio’. Y llegó el Hijo del Hombre, que sí come y bebe, y la gente dice: ‘¡Miren! Un glotón y un bebedor de vino, que es amigo de cobradores de impuestos y pecadores’” (Mateo 11:18, 19). Por un lado, Juan lleva una vida sencilla y no bebe vino porque es nazareo, pero la gente dice que está endemoniado (Números 6:2, 3; Lucas 1:15). Y, por otro lado, Jesús vive como los demás hombres, come y bebe con moderación, pero lo acusan de hacerlo en exceso. Parece imposible agradar a la gente.

RESPUESTA: Jesús mostró que es imposible agradar a todas las personas. Lo expresó muy bien cuando comparó a las personas como a niñitos, ya que suelen querer que todos hagan lo que les piden. En este sentido, aunque Juan no tomaba ninguna clase de alcohol por ser nazareo, lo criticaban porque pensaban que estaba endemoniado, y cuando Jesús comía y bebía con moderación con los recaudadores, lo tildaban de glotón y bebedor. Definitivamente nadie puede agradarle a todos o tener su aprobación.

¿Qué le ha enseñado sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?

Mateo 10:8 Jehová es un Dios muy generoso y misericordioso. Cuando Jesús realizaba curaciones y demás obras milagrosas nunca cobró ni un centavo, pudo haberlo hecho ya que los médicos y eruditos de su tiempo no podían realizar estas mismas, sin embargo no lo hizo. Incluso, cuando envió a sus discípulos a realizarlas también les recordó que no debían cobrar. Hoy también realizamos la obra de predicar no por amor al dinero o porque vayamos a recibir algún tipo de incentivo monetario, lo hacemos por amor a Jehová y al prójimo.

Mateo 10:9, 10 Jehová se encarga siempre de las necesidades de sus siervos. Jesús les mandó a predicar a sus discípulos sin distraerse en conseguir cosas materiales, ya que, como anteriormente había mencionado, Jehová sería quien les proveería de lo necesario para ellos. ¿Tenemos la seguridad de que Jehová brindará lo que cada uno necesita al momento apropiado? Esta es otra razón por la que nunca debemos inquietarnos.

Mateo 10:16 La creación animal de Jehová nos puede dar muchas lecciones. Al combinar la astucia de la serpiente con la pureza de la paloma, podemos aprender a ser sinceros, incorruptos y honrados al declarar el mensaje del Reino. A modo de ejemplo: si alguien realiza un comentario sarcástico sobre nuestras creencias, nuestra reacción inmediata pudiera ser el responder de igual forma. Pero, ¿sería inocente ese proceder? No. Si nuestro comportamiento es amable podría demostrar al resto que los comentarios no lo afectan y eso haría que tal vez cambien para bien. De este modo, uno sería tanto sagaz como inocente.

Mateo 10:28 Jehová nos brinda su protección de quienes sólo pueden matar el cuerpo pero no el alma. Debido a que los enemigos tan sólo pueden matar físicamente a una persona, podemos confiar en que si morimos fieles podremos recibir la vida como regalo de Jehová nuevamente, ya que es sólo Él quien puede matar el alma. Así que sabemos que Jehová puede y quiere levantarnos de la muerte de una vez para siempre.

Mateo 10:29-31 Si Jehová le tiene tal estima a un gorrión, como para notar cuando cae muerto, cuánto más valor le concede a un humano. Es tanto su conocimiento de cada uno de nosotros, que en las Escrituras se menciona que tiene los cabellos contados de cada uno de los seres humanos. Podría parecer poco realista esta afirmación, sin embargo, cuando Él nos resucite o resucite a algún ser querido, podremos notar que su código genético, sus experiencias y recuerdos acumulados en el transcurso de los años, se encontrarán intactos.

Mateo 11:2-5 Jehová cumplió mediante Jesús muchas profecías que hoy nos sirven de garantía para creer lo que sucederá en el futuro. Las obras milagrosas que se aprecian en los Evangelios, incluidas las curaciones, demostraron que Jesús era «Aquel que venía», o «el mesías prometido». Jehová cumple y seguirá cumpliendo con sus promesas.

Mateo 11:25 Jehová enseña la verdad bíblica a los «pequeñuelos». Aunque muchos se interesarían por la verdad, no todos manifestarían lo que se necesita en realidad a fin de aprender y aceptar, es por ello que se resalta que para conocer a Jehová se necesitan dos cosas: la ayuda de Dios y una buena actitud de corazón.

¿Qué otras perlas espirituales ha encontrado en la lectura bíblica de esta semana?

Mateo 10:5-8 Jesús envió a sus discípulos en parejas a predicar por las ciudades y ahí les menciona las palabras que deben decir al predicar: «El reino de los cielos, se ha acercado». ¿Cómo podían demostrar que eran los representantes del reino? Con el poder que les da Jesús, ya que dicho poder podía realizar estas obras milagrosas como: curaciones, expulsión de demonios y resurrecciones que estaban en armonía con lo que el reino muy pronto realizará en la Tierra.

Mateo 10:9, 10 Cuando Jesús envió a sus discípulos a predicar por primera vez, les dijo que no llevaran alforjas ni dinero. No obstante, sabiendo que serían objeto de ataques y que la obra se extendería a otros lugares, más tarde modificó esas instrucciones. Esto nos enseña que debemos ser adaptables según las circunstancias de cada territorio, esto no sólo implica nuestros objetos personales, sino también nuestros métodos de enseñanza a fin de llegar a la mayor cantidad de gente posible.

Mateo 10:11 Jesús nos enseñó a buscar a los merecedores, los podemos identificar al ver escucharlas cuidadosamente y fijándonos bien en la actitud de cada uno de ellos. Luego de conversar con alguien que ha mostrado interés, debemos seguir pensando en sus necesidades espirituales. Algo que nos permitirá seguir ayudándolos, es anotar lo que nos ha revelado la conversación. Cada vez que las visitemos, debemos escucharlos con atención a fin de comprender sus creencias, actitudes y circunstancias personales.

Mateo 10:12, 13 Debido a que somos portadores de un mensaje pacífico, nuestros modales deben reflejarlo. El mensaje de la verdad, acompañado con buenos modales y una actitud positiva, pueden hacer que la persona se muestre más asequible a escuchar la verdad. Y ¿si muestran una actitud negativa o incluso agresiva? ¿deberíamos perturbarnos por eso y empezar a actuar como esa persona? Entonces debemos recordar lo que dice en el versículo 13 sobre que la paz vuelva sobre nosotros, es decir que nuestros modales no dependen de quien nos trate, sino que siempre deberían ser los mismos.

Mateo 10:17, 18 Toda oportunidad puede usarse para dar testimonio. Jesús indicó que por odio nos acusarían falsamente y por ello nos llevarían hasta los tribunales. Cuando sucede esto uno necesita valor pues se defiende de acusaciones falsas. Si aprovechamos estas ocasiones para dar testimonio a las personas, convertimos una situación difícil en una oportunidad para lograr un importante objetivo.

Mateo 10:21, 22 Jesús no quiso decir que serían nuestros mismos hermanos, padres o hijos espirituales quienes podrían ponerse en nuestra contra, sino que esto significaría que la oposición podría venir desde casa, por ello es que siempre debemos mostrar aguante y valor a fin de enfrentarnos a ellos, siempre teniendo en cuenta que nuestro mensaje es de paz.

Mateo 10:24 No esperemos un trato mejor que el de Jesús ya que nos recordó que debido al mensaje que llevamos estamos seguros que Satanás y su mundo nos odian e intentarán maltratarnos para dejar de lado a Jehová y su mensaje.

Mateo 10:33 Jesús no repudia a quien, aún intentando ser fiel, comete un error sino que repudia a aquellas personas o instituciones que se comportan como lobos disfrazados de ovejas que aparentan seguirlo pero rechazan sus enseñanzas de forma deliberada y persistente. Por ello es que Jesús mencionó que estos serían fácilmente reconocidos por los frutos que darían.

Mateo 10:34 Jesús indicó que el mensaje del Reino podría separar a las familia, ¿en qué sentido? en que algunos podrían aceptarlo por tener ideas parecidas o por simplemente tratar de estar bien y otros estarían en contra. Por ello es muy necesario ser valientes al aceptar la verdad de la Biblia aunque el resto de la familia no lo haga.

Mateo 10:34-38 ¿Es la verdad de la Biblia culpable de causar divisiones en la familia? De ningún modo, lo que lo hace realmente difícil, es la postura de los familiares no creyentes. Cuando no se acepta el cristianismo o los familiares se oponen a este, surgen divisiones en el seno familiar.

Mateo 11:2-6 Juan ya sabía que era Jesús el Mesías, había escuchado a Jehová aprobándolo, entonces ¿por qué quiso preguntarle a Jesús si era «Aquel que viene»? Juan necesitaba estímulo por lo que le estaba sucediendo, estaba un tiempo ya pasando en la cárcel y tan sólo quería saber si Jesús era el que tenía el poder para cumplirlas.


Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.