Transcripciones Teocráticas
Estudio de La Atalaya: Imitemos la justicia y la misericordia de Jehová | 8-14 de Enero 2018 Estudio de La Atalaya: Imitemos la justicia y la misericordia de Jehová | 8-14 de Enero 2018
A continuación, te brindamos una guía del artículo de la Atalaya que se examinará esta semana, si quieres leerla puedes hacerlo siguiendo el enlace... Estudio de La Atalaya: Imitemos la justicia y la misericordia de Jehová | 8-14 de Enero 2018

A continuación, te brindamos una guía del artículo de la Atalaya que se examinará esta semana, si quieres leerla puedes hacerlo siguiendo el enlace que está en el título del artículo. Esperamos que las ideas que aquí te planteamos te sean de mucha ayuda mientras te preparas el artículo de esta semana.

Imitemos la justicia y la misericordia de Jehová

Texto temático: “Con verdadera justicia hagan su juzgar; y efectúen unos con otros amor leal y misericordias” (ZACARÍAS 7:9, nota).

Canción inicial 125: «Felices son los misericordiosos» (Mateo 5:7)

Canción final 88: Hazme conocer tus caminos (Salmo 25:4)

1, 2. a) ¿Qué sentía Jesús por la Ley de Dios? b) ¿Por qué podemos decir que los escribas y los fariseos aplicaban mal la Ley?

a) Jesús amaba la Ley de Dios, ya que para él, Jehová era la persona más importante en su vida. Aunque la Biblia predijo el profundo cariño que le tendría a las leyes de Dios, el demostró no sólo con lo que dijo sino también con lo que hizo, que esta ley era realmente perfecta y beneficiosa.

b) Aunque cumplían al pie de la letra algunos de sus detalles más pequeños, habían llegado al punto de malinterpretar la ley pues desatendieron los asuntos de más peso, aquellos asuntos que permitían que se entendiera que la Ley manifestaba las hermosas cualidades de Jehová: la justicia, la misericordia y la fidelidad.

COMENTARIO ADICIONAL: (Está relacionado a la pregunta b) ¿Qué detalles más pequeños cumplían al pie de la letra los líderes religiosos según Mateo 23:23? Bajo la ley mosaica, los israelitas tenían que pagar el diezmo o la décima parte de «todo el producto de su semilla», esto incluye toda cosecha cultivada. Los guías religiosos, a quienes condenó muchas veces Jesús, pagaban escrupulosamente el décimo de productos pequeños, como la hierbabuena, el eneldo y el comino pero no se preocupaban por tener en cuenta las obligaciones más importantes.

3. ¿Qué veremos en este artículo?

Este artículo destaca lo que las ciudades de refugio nos enseñan sobre Jehová y como podemos imitar estas cualidades. Responderemos a tres preguntas: ¿Qué revelan las ciudades de refugio sobre la misericordia de Jehová? ¿Qué nos enseñan sobre cómo ve él la vida? Y ¿cómo reflejan su justicia perfecta? mientras las respondemos, pensemos en las formas de, como dice Efesios 5:1, «hacernos imitadores de Dios, como hijos amados».

“TIENEN QUE ESCOGER CIUDADES QUE LES SEAN CONVENIENTES”

4, 5. a) ¿Qué se hacía para que al homicida le resultara fácil llegar a las ciudades de refugio, y por qué? b) ¿Qué nos enseña esto sobre Jehová?

a) Jehová se aseguró de que fuera fácil el llegar a estas, mandó que hubiesen 3 a cada lado del río Jordán. Los israelitas tenían que mantener en buen estado los caminos además de colocar letreros para guiar al homicida. Todo esto para que los homicidas no se sientan obligados a huir a una tierra extranjera donde podrían ser tentados a adorar a dioses falsos.

b) Jehová había mandado que se les dé muerte a los homicidas, pero a los que lo habían hecho involuntariamente se les dio la oportunidad de experimentar en carne propia la misericordia de Jehová. Jehová no es un Dios cruel empeñado en castigar a sus siervos sino que es rico en misericordia.

6. ¿Qué diferencia había entre la actitud de Dios y la de los fariseos?

A diferencia de Dios, los fariseos consideraban como nada a los demás. Por ejemplo, se negaban a perdonar la misma ofensa más de tres veces, es por ello que Jesús en repetidas veces los tildó de hipócritas y orgullosos, incluso les recordó: «[…] porque todo el que se ensalza será humillado, pero el que se humilla será ensalzado» (Lucas 18:14).

7, 8. a) Cuando alguien nos ofende, ¿cómo podemos imitar a Jehová? b) ¿Por qué tenemos que ser humildes para perdonar a los demás?

a) Al perdonar liberalmente, es decir que nos aseguremos de que a los demás les resulte fácil pedirnos perdón, podemos preguntarnos: ¿Les demuestro a otros que estoy dispuesto a perdonarlos las veces que sea necesario? ¿Estoy deseando hacer las paces con los que me ofenden?

b) Los fariseos se consideraban mejores que las demás personas esa era la razón por la que se negaban a perdonar al resto. Los cristianos debemos considerar con humildad que los demás son superiores a nosotros y perdonarlos con generosidad. Si así lo hacemos, imitaremos a Jehová y a los demás les será mucho más fácil el pedirnos perdón y a nosotros nos resultará más sencillo perdonar.

RESPETEMOS LA VIDA Y NO TENDREMOS “NINGUNA CULPA DE SANGRE”

9. ¿Cómo ayudó Jehová a los israelitas a entender que la vida es sagrada?

Aunque es cierto que a los homicidas involuntarios se les mostraba misericordia, también es cierto que si se determinaba que la muerte había sido accidental, tenía que quedarse en dicha ciudad de refugio hasta que muriese el sumo sacerdote, lo cual podía significar que pasara el resto de su vida en dicha ciudad. Por respeto a Jehová, tenían que asegurarse de no poner en peligro la vida de los demás por haber hecho algo o por no haberlo hecho.

10. Según dijo Jesús, ¿cómo demostraban los escribas y los fariseos que no valoraban la vida de los demás?

Aunque tenían la responsabilidad de ayudar a los demás a entender la Palabra de Dios para así obtener vida eterna, trataban de impedir que lo lograran, de esta manera ponían en riesgo la vida de las personas. Esto demostró en ellos que no tenían ningún interés en la vida y el bienestar de su prójimo.

11. a) ¿Cómo mostró Pablo que veía la vida como la ve Jehová? b) ¿Qué nos ayudará a tener la misma actitud que Pablo hacia la predicación?

a) Pablo no predicó a fin de evitar los sentimientos de culpa o porque Jehová se lo había mandado. Lo hacía porque realmente amaba a las personas y valoraba sus vidas, al punto de adaptar su personalidad a fin de «ganar a» algunos (1 Corintios 9:22).

b) Si vemos la vida como la ve Jehová, nos será más fácil pensar como lo hizo el apóstol Pablo, ya que nos adaptaremos para ganar a todos cuantos podamos porque deseamos de todo corazón que todos alcancen el arrepentimiento.

12. ¿Por qué se toman tan en serio la seguridad los siervos de Dios?

Porque, como vemos la vida como la ve Jehová, no queremos tener ninguna culpa de sangre, es por ello que al trabajar y manejar vehículos, hemos de hacerlo de forma segura en todo momento, esto es incluso más resaltante cuando hacemos trabajos de construcción y mantenimiento, cuando viajamos a una reunión o una asamblea. Nuestra vida es mucho más importante que la producción, el dinero y los horarios. Si un anciano nos recuerda que hemos de tomar medidas de seguridad, debemos hacerle caso, ya que en ellos está la responsabilidad de dar el ejemplo en este aspecto.

“TIENE QUE JUZGAR […] DE ACUERDO CON ESTOS JUICIOS”

13, 14. ¿Qué tenían que hacer los ancianos de Israel para reflejar la justicia de Jehová?

Primeramente tenían que establecer los hechos, luego debían analizar los motivos, la actitud y conducta anterior con mucho cuidado. Si querían reflejar la justicia de Jehová, tenían que determinar si había actuado movido por odio y «con mala intención». Además, se necesitaban al menos dos testigos para probar la acusación de asesinato con mala intención, porque como se menciona en Números 35:30, «un solo testigo no [podía] testificar contra un alma para que [muriese]». A fin de seguir todos estos pasos, necesitaba ser perspicaces, es decir, capaces de ver más allá de lo obvio, lógicamente, necesitaban de toda la ayuda que Jehová pudiese darles.

15. ¿Cómo veía Jesús a los pecadores, y cómo los veían los fariseos?

Jesús no excusaba a los pecadores, pero tampoco los daba como casos perdidos, por el contrario, gracias a su perfecta perspicacia, se daba cuenta de que algunas de las personas a las que predicaba tenían el sincero deseo de cambiar. Lamentablemente, los fariseos tachaban a los pecadores y los trataban como personas que nunca iban a cambiar, tenían una forma de ver distinta a cómo los veía ese Dios justo y misericordioso al que ellos decían adorar.

16. ¿Qué debe tratar de determinar un comité judicial?

Los ancianos que sirven en comités judiciales tienen que determinar con bastante cuidado, si el cristiano que cometió el pecado grave, se encuentra realmente arrepentido o no. Aunque determinarlo no es fácil, se debe fijar en la actitud, la opinión que tiene de lo que hizo y lo que hay en su corazón.

COMENTARIO ADICIONAL: (Basado en la sección «Preguntas de los lectores» de La Atalaya del 15 de septiembre de 2006, página 30.) Cuando un cristiano tiene un accidente en un vehículo que va conduciendo y ocasiona la muerte de otras personas, la congregación no incurrirá en la responsabilidad relacionada con el pecado. Tal como sucedía en el antiguo Israel, los ancianos determinarán si la persona es culpable por haber violado una ley de seguridad vial o si fue negligente al manejar. Por ello es necesario que seamos cautelosos al manejar, ya que hay vidas en juego.

17, 18. ¿Cómo pueden los ancianos determinar si alguien está arrepentido de verdad? (Vea la foto del principio).

Tanto Jehová como también Jesús, pueden leer los corazones, pero los ancianos no pueden. De ahí que se necesiten seguir estos 3 pasos para poder determinar si alguien se encuentra realmente arrepentido:

Primero, deben pedirle a Jehová que les dé sabiduría y discernimiento. Segundo, tienen que usar la Biblia y las publicaciones que se encuentran basadas en la Biblia para poder distinguir entre la tristeza del mundo (es decir, vergüenza y pena que se siente por haber hecho algo malo ante los ojos de los demás) y la tristeza de manera piadosa (es decir, el arrepentimiento verdadero). Tercero, deben pensar en la persona y tomar en cuenta los antecedentes, motivos y limitaciones.

Seguir estos pasos, ayudará a que actúen como Jesús, quien juzgará «no por la mera apariencia de las cosas, ni por lo que oiga por sus oídos, sino que con rectitud administrará la censura a favor de los mansos»

COMENTARIO DE LA FOTO: Un hermano arrepentido se reúne con los ancianos.

19. ¿Qué lección sobre las ciudades de refugio piensa aplicar usted?

Las ciudades de refugio enseñan a los ancianos a juzgar con verdadera justicia. También nos enseñan a todos a mostrarnos amor leal y misericordias. Recordemos que, aunque ya no vivimos bajo la Ley, cualidades como la justicia y la misericordia no han dejado de ser importantes, ya que Él no cambia.

¿Sabría explicarlo?

Cuando alguien necesita que lo perdonemos, ¿cómo podemos imitar la misericordia de Jehová?

Una manera de hacerlo es asegurándonos de que a los demás les resulte fácil pedirnos perdón. Debemos recordar que se necesita ser humildes para perdonar de corazón, es decir, ver a los demás como superiores a nosotros y no como los fariseos que tan sólo perdonaban hasta 3 veces el mismo pecado. Si así lo hacemos veremos que estaremos imitando al Dios del perdón verdadero, Jehová.

¿Cómo demostramos que vemos la vida como la ve Jehová?

Para Jehová la vida de toda persona es sagrada, por ello debemos ayudar a cuantas personas conozcamos a entender su Palabra y así obtener vida eterna, esto requerirá gran sacrificio pero nos reportará grandes beneficios, como el predicar con más entusiasmo y más gozo. Otra manera es al tomarnos en serio las medidas de seguridad, tanto en trabajos de construcción y mantenimiento o cuando vamos a una reunión o asamblea. La seguridad y nuestra salud son mucho más importantes que la producción, el dinero y los distintos horarios.

Cuando los ancianos juzgan a alguien que ha cometido un pecado grave, ¿qué deben hacer para imitar la justicia de Jehová?

Para imitar la justicia de Jehová se necesita que los ancianos se fijen en la actitud, la opinión que tiene de lo que hizo y lo que hay en su corazón, para ello se necesita ser perspicaces. Una buena forma de determinar el arrepentimiento sincero de un pecador es seguir estos 3 pasos:

Primero, deben pedirle la sabiduría y discernimiento a Jehová. Segundo, deben usar la Biblia, así como también las publicaciones basadas en la Biblia para determinar el tipo de arrepentimiento que manifiesta. Y tercero, deben pensar en la persona y en los motivos, limitaciones y antecedentes que tiene.


Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.