Transcripciones Teocráticas
Ayuda y consuelo para las víctimas del huracán Sandy Ayuda y consuelo para las víctimas del huracán Sandy
Te traemos la transcripción del vídeo: Ayuda y consuelo para las víctimas del huracán Sandy Si deseas ver el vídeo o descargarlo no te... Ayuda y consuelo para las víctimas del huracán Sandy

Te traemos la transcripción del vídeo:

Ayuda y consuelo para las víctimas del huracán Sandy

Si deseas ver el vídeo o descargarlo no te olvides de darle clic al enlace.

TRANSCRIPCIÓN

[El huracán Sandy ha sido la tormenta más devastadora que ha azotado la costa este de Estados Unidos. Pocos días después de la tormenta, 3’000 testigos de Jehová ya habían socorrido a más de 350 familias de las comunidades afectadas]

Mujer afectada 1: Se fue la luz y empezó a soplar el viento, se escuchaba a la gente gritando, todo el mundo tenía mucho miedo.

Hombre afectado 1: Vi como el agua levantó unos 30 metros del paseo de madera que hay en la playa y también algunos autos, los arrastró al final de la calle y yo estaba a menos de 10 metros.

Mujer afectada 2: Parecía un campo de batalla, en algunos lugares había incendios.

Hombre afectado 2: En mi casa el agua llegó a más de 1 metro de altura, todo lo que nos queda está en el patio de enfrente.

Hombre afectado 3: Básicamente se podría decir que toda la zona de Rockaway quedó arrasada por el huracán.

[Antes de la tormenta. La sucursal de Estados Unidos de los testigos de Jehová dio instrucciones a 2’333 congregaciones para garantizar la seguridad de los hermanos]

Lorne Kowert – Sección de Labores de Socorro de la sucursal de EE. UU: El huracán está cerca de la costa, aunque todavía no ha llegado. No estábamos preparados para algo así, porque ha venido al final de la temporada. El impacto será bastante fuerte porque se va a unir a otra tormenta, los pronósticos dicen que va a ser una de las peores tormentas que hemos tenido en los últimos años.

[Después de la tormenta. Los organismos del gobierno estaban listos para prestar ayuda, y los testigos de Jehová también]

Preston Williams – Comité de Socorro de la zona metropolitana de Nueva York: Antes del huracán, se envió un mensaje a los superintendentes de circuito y a todos los cuerpos de ancianos. Hay 26’000 voluntarios disponibles para venir a las áreas metropolitanas de Nueva York, ni siquiera tuvimos que pedir voluntarios, simplemente se ofrecieron.

Los llaman de todas partes de Nueva York sin ningún orden específico, así que tratamos de organizarlos geográficamente. Queremos que los voluntarios muestren empatia, que cuando lleguen allí y se den cuenta de que lo que nuestra querida hermana necesita es ayuda para organizar sus pertenencias, que se quiten la faja, la saluden con una sonrisa, la abracen, oren con ella y que la ayuden con sus cosas.

[Quince Comités Regionales de Construcción dirigieron las labores]

Preston Williams – Comité de Socorro de la zona metropolitana de Nueva York: Lo difícil es que cuando ocurre un desastre, todo el mundo tiene tanto que hacer: El Comité Regional de Construcción, los ancianos locales, así que ellos también necesitan ayuda.

Lo que necesitamos ahora son voluntarios que ayuden a mover cosas, hermanos fuertes.

Mujer afectada 3: ¿Ven aquella verja? El agua la cubría por completo. Han sacado todo de mi casa y han puesto lo mojado a un lado y lo seco a otro. Han tenido mucho, mucho cuidado con mis cosas, los escucho gritar: ¡Fragil! o ¡Delicado! Los hermanos han sido maravillosos, han estado aquí desde el mismo principio y se han asegurado de todo.

Gary Breaux – Comité de Sucursal de Estados Unidos: Nuestra Organización trabajará arduamente para suministrarles a los hermanos y hermanas lo que necesiten, tanto en sentido físico como espiritual. La verdad es que, me conmovió ver la zona de desastre que sobrevolamos hoy, se me partió el corazón al ver a la gente. A medida que avanzas, te das cuenta de la magnitud del desastre.

Hombre afectado 4: Al menos pudimos salir con vida de este desastre. Justo después de que pasara la tormenta, los hermanos intentaron ponerse en contacto con nosotros, querían saber cómo estábamos.

James Parker – Superintendente de circuito de los testigos de Jehová: Cuando ocurre una tragedia como esta, uno piensa en dar lo que pueda en sentido material, pero en sentido espiritual, también tenemos que ayudarnos los unos a los otros, no debemos olvidarnos la importancia que esto tiene.

Hombre afectado 5: Somos una hermandad, y sientes que de veras se preocupan y se interesan por saber que estamos bien.

Niño afectado 1: Un superintendente de circuito, el hermano Parker, vino, nos leyó un texto y lloró con nosotros.

Todas las familias afectadas por la tormenta, están muy agradecidas por lo que la organización está haciendo.

Hombre afectado 6: Todavía no nos hemos repuesto del golpe, creo que no hemos asimilado lo que nos pasó, el comedor, la casa entera, los dormitorios.

Mujer afectada 4: Muchos hermanos muy queridos de la congregación, también sufrieron los efectos de la tormenta. Cuando fuimos el domingo a la reunión, se respiraba un espíritu de amor y unidad. ¡No hay duda de que esta es la organización de Jehová!

Hombre afectado 6: A los que nunca han pasado por ningún desastre, les diría que no se preocupen, Jehová cuidará de ustedes.

Hombre afectado 7: De repente recibo una llamada de teléfono y me dicen, vamos a enviarles a algunos hermanos para ayudarles, no me imaginaba que venían tantos, son una tremenda ayuda. ¡Me emociono al verlo!

Mujer afectada 5: Ser parte de la Organización de Jehová, significa que tienes familia y amigos que, aunque no te conozcan, vienen a ayudarte cuando ocurren cosas como esta. Eso es exactamente lo que he visto aquí en mi casa, me he hecho amiga de los que han venido a recoger los pedazos de piso y a sacar bolsas de material de aislamiento mojado.

James Parker – Superintendente de circuito de los testigos de Jehová: Y ver esto con mis propios ojos, sin duda ha fortalecido mi fe.

Hombre afectado 8: Incluso en estos momentos, tenemos razones para sentirnos felices.

Mujer afectada 6: Ves a los hermanos colaborar de forma tan unida y mostrarse ese amor verdadero del que habla la Biblia.

Hombre afectado 9: Sí, hemos perdido muchas cosas, pero hay algo que no hemos perdido: La hermandad que Jehová nos ha dado.

Mujer afectada 5: Este ha sido el peor desastre que he vivido, pero Jehová me ha consolado mediante su organización. Los hermanos llegaron y nos colmaron de cariño, eso…, eso no existe en ninguna otra parte. No tiene precio, es incomparable.

[En los meses subsiguientes, los testigos de Jehová siguieron ayudando a los damnificados]

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.