Transcripciones Teocráticas
No queremos que esto termine No queremos que esto termine
A continuación, te traemos la transcripción del vídeo que puedes ver y descargar del enlace: No queremos que esto termine TRANSCRIPCIÓN [No queremos que... No queremos que esto termine

A continuación, te traemos la transcripción del vídeo que puedes ver y descargar del enlace:

No queremos que esto termine

TRANSCRIPCIÓN

[No queremos que esto termine]

Presentador: En Myanmar, un país que antes se llamaba Birmania, hay muchas tribus, etnias y lenguas. Los testigos de Jehová llevan más de 100 años predicando en este lugar, pero no han tenido muchas oportunidades de conocer a testigos de otros países debido al aislamiento político que esta nación ha vivido por décadas.

Sin embargo, en enero de 2014, personas de 15 países asistieron a una asamblea especial junto con unos 4’000 testigos de Jehová de las principales tribus y etnias de Myanmar.

Geoffrey Jackson – Miembro del Cuerpo Gobernante: Es un DVD titulado: «El regreso del hijo pródigo».

Presentador: Gracias a esta asamblea, todos pudieron ver que los testigos somos un pueblo unido que nos tratamos como hermanos.

Hermano de Myanmar 1: Estamos seguros de que Jehová hará posible que vivamos en un paraíso, esto no es un sueño, ya lo podemos ver en las asambleas, sobre todo en esta que se ha celebrado en Myanmar. Hemos visto el cariño y la unidad de los hermanos, parecía que ya estábamos en el Nuevo Mundo.

Presentador: Desde que los invitados a la asamblea empezaron a llegar al aeropuerto de Yangon, se hizo evidente el profundo cariño que nos une.

Invitado 1: Nos gustaba observar la reacción de la gente, nos fijábamos en sus caras y en sus miradas, nos dábamos cuenta de que le sorprendían mucho que los testigos de aquí saludaran a tantos extranjeros como si los conocieran de toda la vida. Pensábamos:

¡Que magnífica alabanza para Jehová!

Hermano de Myanmar 2: Los testigos Birmanos llevaban meses haciendo preparativos para ir a la asamblea.

Hermana de Myanmar 1: Para pagar el viaje, como pueden ver, crío cerdos. No me importa gastar el dinero para ir a la asamblea, porque sé que es muy importante.

Hermano de Myanmar 2: Hubo testigos del país que tuvieron que caminar desde sus aldeas, viajar en autobús y después en tren, algo que algunos de ellos nunca habían hecho. Muchos se marearon, pero por fin llegaron a Yangon.

Hermana de Myanmar 2: Vivimos muy lejos de aquí y no tenemos buena salud y yo ya tengo 70 años, así que estuve pensando: ¿Voy o no voy? Después de un largo viaje en tren, hemos llegado y hemos conocido a hermanos que también han venido desde muy lejos.

Hermana de Myanmar 3: No ha sido fácil llegar hasta aquí, veníamos muy mareadas, fue horrible pero estamos muy felices de estar con los hermanos.

Hermano de Myanmar 3: Los funcionarios, que estaban a cargo del estadio nacional, se sintieron tan agradecidos por la limpieza y las reparaciones que hicimos en las instalaciones que permitieron a casi 2’000 testigos dormir gratis allí.

Invitada 1: Me ha impresionado mucho todo lo que han hecho los hermanos para venir aquí. Han estado dispuestos a dormir en el estadio, esto me ha animado mucho. Los que somos de Estados Unidos recordaremos su ejemplo de gratitud por Jehová.

Presentador: Se pidió a todas las congregaciones de Myanmar que atendieran a los testigos que venían de otros países. Se encargaron de realizar visitas guiadas y actividades antes de la asamblea.

Invitada 2: En todos los lugares te reciben con tanto cariño y uno lo que quiere es demostrarles agradecimiento por estar ahí esperándonos, dándonos la bienvenida y haciéndonos sentir como en casa.

Presentador: Cada uno de los 135 grupos étnicos que hay en Myanmar, tiene su idioma y su cultura. En las actividades que se hicieron, los hermanos del país y los invitados que vinieron del extranjero, disfrutaron de canciones, bailes y otras experiencias culturales.

Los testigos birmanos tuvieron la oportunidad de mostrar a los visitantes aspectos curiosos de su cultura. En estas ocasiones, los hermanos pudieron estar juntos en un ambiente relajado.

Invitado 2: Conocer a hermanos de distintos lugares es algo que nos ha animado mucho.

Invitada 3: Aunque no podemos conversar con ellos, demostramos nuestro cariño con abrazos y apretones de manos, se nota que nos queremos.

Invitado 2: ¡Estamos muy contentos!

Invitada 4: Es maravilloso ver a todos juntos, no podemos hablarnos, pero nos comunicamos con abrazos, sonrisas, apretones de mano y mucho cariño. Así nos entendemos, con amor.

Hermana de Myanmar 4: Me alegro tanto de haber venido, no puedo hablar en inglés con los visitantes pero les doy abrazos y los saludo, eso me hace feliz.

Presentador: A la asamblea especial, asistieron un máximo de 7’977 personas, y se bautizaron 213.

Hermano de Myanmar 4: Mucho antes del discurso de bautismo, es muy bonito ver a los hermanos en fila, saludando a todos los candidatos al bautismo y dándoles unas palabras de ánimo, la fila es muy larga, esto toma bastante tiempo, es una buena costumbre. Además, los candidatos van muy bien vestidos para la ocasión y se bautizan con esa ropa, esto lo hacen porque son muy modestos y humildes, después de bautizarse se cambian de ropa y están listos para el resto de la asamblea.

Hermana sordomuda de Myanmar 5: Estoy muy contenta de haberme bautizado, de tener una relación más estrecha con Jehová y de poder darle gloria.

Hermana de Myanmar 6: Hoy se bautizaron mis dos hijos. ¡Que contenta estoy! Sé que esta felicidad que siento es un regalo de Jehová, no podemos hacer nada sin la ayuda de Jehova. Él puede conseguir cualquier cosa, sólo deseo alabarlo.

Presentador: La asamblea ya estaba a punto de terminar y los hermanos estaban muy emocionados por todo lo que habían vivido.

Hermano de Myanmar 5: Todavía no estamos en el nuevo mundo pero nos hemos sentido como si ya estuviéramos allí. Aunque venimos de distintas partes, somos un pueblo unido, estamos felices de estar juntos, esto es el paraíso.

Invitada 5: Los hermanos del país me han impresionado mucho, se han enfrentado a muchas dificultades pero aman a Jehová, son un verdadero ejemplo porque en mi país a veces damos por sentado todo lo que tenemos, pero aquí te das cuenta de que aman a Jehová con todo el corazón.

Hermano de Myanmar 6: Se me hace muy difícil cumplir con el precursorado, pero después de esta asamblea siento que mis problemas han desaparecido. He decidido esforzarme más en el servicio a Jehová.

Invitada 4: Una hermana me dio un regalo y dijo: «Este regalo es pequeño, pero está lleno de amor». ¡Eso me llegó al corazón!

Invitada 2: Ver la serenidad de los hermanos me anima. Algunos no entendieron ni una sola palabra del programa pero estuvieron dispuestos a viajar 5 días en autobús para venir y ahora tienen que viajar 5 más para regresar. ¡Eso me ha enseñado mucho! Le he pedido a Jehová, que me ayude a imitar el ejemplo de estos hermanos.

Invitada 6: Nos sentimos, como si viviéramos en el paraíso. No esperábamos sentirnos así, pero todos los días nos ha parecido que ya estábamos allí.

Hermana de Myanmar 7: Estoy muy contenta y emociona, hay tantos hermanos, no quiero que esto termine.

Hermana de Myanmar 3: Siento que estoy en el nuevo mundo, estoy muy feliz.

Hermana de Myanmar 2: Es como si estuviera en el paraíso, estoy muy contenta.

Presentador: Al terminar la asamblea, todos se dieron cuenta de que habían vivido algo muy especial. Aunque venían de distintos países, hablaban distintos idiomas y eran de culturas muy diferentes, todos estaban unidos como hermanos, queríamos que eso durara para siempre y sabemos que algún día, así será.

[Agradecemos a la sucursal de Myanmar que haya producido este video]

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.