Transcripciones Teocráticas
Si usas las redes, no te enredes Si usas las redes, no te enredes
Si quieres ver o descargar el vídeo ingresa al siguiente enlace: Si usas las redes, no te enredes A continuación la transcripción de este... Si usas las redes, no te enredes

Si quieres ver o descargar el vídeo ingresa al siguiente enlace:

Si usas las redes, no te enredes

A continuación la transcripción de este hermoso vídeo.

TRANSCRIPCIÓN

¿Para qué sirven las redes sociales? Pues para comunicarte con gente, con mucha gente, para compartir tus fotos, contar chistes, dar tu opinión sobre… lo que sea, y saber lo que hacen tus amigos. Es fácil, pero puedes meter la pata y causarte muchos problemas. Tal vez ves las redes sociales como una simple diversión, pero ¡mucho ojo!, tienen sus riesgos.

Si tus padres te dejaron crear una cuenta, tienes que aprender a usarla bien. Sigue esta regla: No pongas en una red, lo que no te gustaría que saliera en las noticias o en los periódicos. Eso incluye información personal como tu número de teléfono, donde vives o a qué escuela vas.

Nunca digas que vas a salir o estarás de viaje y que no habrá nadie en casa, parece una tontería pero ese es el tipo de información que buscan los ladrones para meterse en tu casa o para robar tu identidad. También debes pensar en tu reputación, tus fotos y comentarios dicen mucho de ti. Si hiciste algo tonto, no lo publiques, pregúntate: ¿Qué quiero que los demás piensen de mi? Y ¿qué tal si en una entrevista de empleo ven tu cuenta?

La Biblia dice en Proverbios 22:1 que una buena reputación es mejor que la plata y el oro. No pienses que la tecla de borrar lo arregla todo, lo que pones en las redes sociales es prácticamente imborrable. Pero bueno, digamos que ya sabes lo que no hay que poner en Internet, ahora piensa en tus contactos ¿quiénes son tus amigos en la red? Algunos tienen en su cuenta cientos de amigos o hasta miles y quizás tu pienses que entre más amigos tengas, mejor. Pero no, eso es una fantasía, pon los pies en la tierra.

Verás: Cuando te conectas con tus amigos, sin querer también te conectas con sus amigos, y con los amigos de sus amigos. Al final acabas viendo lo que sube gente que ni siquiera conoces y tal vez no tengan las creencias y los valores que tú si tienes, a lo mejor usan palabrotas, o ponen cosas que tu sabes que son malas. Esa no es la clase de amigos que a ti te gustaría tener ¿verdad? Ni siquiera en Internet.

Y todavía hay otro peligro, en Salmo 26:4 la Biblia dice que hay personas que esconden lo que son, se hacen pasar por alguien que no son en realidad y quizás parezcan súper simpáticos, pero ¡cuidado!

Por eso, a la hora de escoger a tus amigos tienes que ser exigente. Para ir a lo seguro, acepta en tu cuenta sólo a quienes ya conozcas en persona.

¡Ah! y otra cosa, controla el tiempo que pasas en línea, mirar lo que ponen los demás puede ser adictivo. Ponte límites, no dejes que tu vida online te desconecte del mundo real. El asunto es que usar las redes sociales puede ser divertido y seguro, siempre y cuando sepas evitar los peligros. Así que recuerda: si usas las redes, no te enredes.

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.