Transcripciones Teocráticas
Rompe las cadenas de la presión de grupo Rompe las cadenas de la presión de grupo
Si quieres ver el vídeo visita el siguiente enlace: Rompe las cadenas de la presión de grupo A continuación, compartimos la transcripción de este... Rompe las cadenas de la presión de grupo

Si quieres ver el vídeo visita el siguiente enlace:

Rompe las cadenas de la presión de grupo

A continuación, compartimos la transcripción de este hermoso vídeo, esperamos que te guste tanto como a nosotros.

TRANSCRIPCIÓN

[Rompe las cadenas de la presión de grupo]

Sea que estés en la escuela o no, seguro que te enfrentas a un montón de presión por todo lo que tienes que estudiar, por esas montañas de tareas y también, por causa de otros chicos. Quieren que practiques sexo, que hagas trampas, o que fumes o tomes drogas. Sabes que lo que quieren que hagas está mal, pero a veces sientes que te estás perdiendo algo bueno.

Y no eres el único que se siente así. Desde que el mundo es mundo, los jóvenes han tenido que luchar para librarse de la presión de grupo. Pero hay una forma de romper esas cadenas, la Biblia nos explica cómo, Éxodo 23:2 te dice que no debes ir tras la muchedumbre, o sea que no debes hacer algo tan sólo porque los demás lo hagan, toma tus propias decisiones. Pero ¿cómo se hace eso? ¿qué te dará las fuerzas para enfrentarte a la presión? Sigue estos 4 pasos:

1. Mantente alerta ante los peligros: Piensa en qué momentos puedes verte presionado a hacer algo malo. Cuando veas venir problemas, no vayas directo a su encuentro, cambia de rumbo y evítalos.

2. Detente y piensa: Piensa en lo que puede pasar si cedes a la presión. Proverbios 14:15 dice que las personas inteligentes vigilan sus pasos, así que, no te lances enseguida a hacer lo que otros te digan. Claro, es difícil controlarse y más si quieres caerles bien a los demás. Por eso hay que usar la imaginación. ¿Cómo te sentirás luego si cedes? ¿Qué podría pasar? ¿Cómo vas a hacer sentir a quienes de verdad te quieren?

3° Paso. Prepárate de antemano: En Proverbios 24:5 leemos que quien obtiene conocimiento se hace poderoso. Entender claramente por qué algo está mal, te dará las fuerzas necesarias para resistir la presión y decir que no.

Y ahora el paso número 4. Actúa: No, no es que tengas que darles un discurso a tus amigos. Sólo diles que no y dilo con seguridad, puede que te sorprenda su reacción. Cada vez que logres vencer la presión te harás más fuerte y la próxima vez será más fácil enfrentarte a ella. No tienes que contestarles mal a tus amigos, si acaso podrías darles una buena razón para decir que no.

Tal vez te sigan presionando, pero recuerda: si cedes a la presión de tus compañeros, te convertirás en su marioneta y te controlarán.

La presión de grupo siempre existirá, pero recuerda que puedes combatirla:

Mantenerte alerta, pensar en lo que podría suceder, prepararte bien y actuar, te ayudará a vencer el miedo y hacerle frente a la presión.

Si logras romper las cadenas de la presión de grupo, no serán otros los que decidan por ti.

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.