Transcripciones Teocráticas
Jehová te dará valor Jehová te dará valor
La transcripción del video: Jehová te dará valor Puedes descargar este video o verlo directamente desde el enlace de arriba. TRANSCRIPCIÓN Sofía: [Alista sus... Jehová te dará valor

La transcripción del video:

Jehová te dará valor

Puedes descargar este video o verlo directamente desde el enlace de arriba.

TRANSCRIPCIÓN

Sofía: [Alista sus cosas para la escuela, mete su libro «Aprendamos del Gran Maestro»]

Tommy: Sofía, ¿qué estás leyendo?

Sofía: Eh…

Tommy: [Un niño le quita su gorro] ¡Ey! ¡Devuélveme mi gorro! ¡Dámelo, es mío!

[Lección 13: Jehová te dará valor (2 Reyes 5:2, 3)]

Sofía: ¡Pobre Cathy! Se le murió su abuelita, quería decirle lo que va a hacer Jehová y no me atreví. ¡Quisiera tener valor!

Mamá de Caleb y Sofía: Sofi, tu puedes ser valiente. Ya sé, tengo una idea, hagamos algo juntas. Vamos a hablar de una niña, ella también necesitaba valor.

Sofía: ¡Ey! Se parece a mi

Mamá de Caleb y Sofía: Pues sí que es como tú.

Sofía: Y ¿quién es?

Mamá de Caleb y Sofía: La biblia, no da su nombre.

Sofía: ¿Es de la Biblia?

Mamá de Caleb y Sofía: Sí.

Sofía: Y ¿qué le pasa?

Mamá de Caleb y Sofía: Está triste porque está muy lejos de su casa donde nadie sirve a Jehová. La separaron de su familia y tiene que trabajar para un hombre importante llamado Naamán. Ser esclavo era algo muy duro y más para una niñita. Naamán era un guerrero fuerte y poderoso, había vencido a muchos enemigos, pero se enfermó y su enfermedad era como un enemigo al que no podía vencer, nadie sabía como ayudarlo.

Niña: [Se asusta al ver a Naamán]

Esclava: Y tú, ¿qué miras? ¡Ponte a trabajar!

Niña: [Lleva platos a la cocina, se encuentra muy triste]

Esclava: El amo está muy mal.

Esclavo: ¡Ya no tiene remedio! Ni los dioses pueden curarlo.

Niña: ¡Jehová sí!

Esclava: ¿Qué dijiste?

Niña: Dije que, Jehová…

Esclava: ¡No digas ese nombre, ¿dónde crees que estás?! Aquí no adoramos al Dios de Israel sino a estos dioses. [Le muestra una figura que cuelga en un collar y le hace un gesto al esclavo para que lo muestre también]

Esclavo: [Muestra la figura que cuelga de su collar]

Niña: Es que, yo quería…

Esclavo: ¡Que no hables de tu Dios!

Hijo de Naamán 1: ¡Papi, papi!

Esclava: ¡No!

Esposa de Naamán: Papá está enfermo

Hijo de Naamán 1: Pero yo quiero a mi papá, por favor.

Esposa de Naamán: Lo siento. ¡Oh cariño!

Niña: Señor, yo sé que puede hacer

Naamán: ¡Qué!

Niña: [Recuerda la conversación que tuvo con los otros esclavos…

Esclava: ¡No digas ese nombre!

Esclavo: ¡No hables de tu Dios!] Eh, ¿quisiera comer algo?

Naamán: [Suspira]

Niña: [Orando] ¡Jehová, ayúdame! Extraño a papá y mamá, ella me dijo que tu siempre estarías conmigo, aquí no me dejan hablar de ti. Yo sé que, puedes curar a Naamán, por favor haz que pueda jugar con sus hijos y ayúdame a tener valor para hablarle de ti.

Niña: [Recuerda la conversación que tuvo con los otros esclavos…

Esclava: ¡No digas ese nombre!

Esclavo: ¡No hables de tu Dios!] Hay alguien que lo puede curar.

Esposa de Naamán: ¿Quién?

Niña: Jehová, el Dios de Israel, mi Dios. Su profeta hace milagros, el lo curará.

Esposa de Naamán: [Se alegra y se va]

Niña: [Se siente muy contenta porque fue valiente]

Naamán: [Emprende un viaje durante varios días]

[Algún tiempo después]

Esclavo: ¡Mi señora, mi señora! [tropieza y se cae] ¡El amo ya está aquí!

Esposa de Naamán: [Muy sorprendida] ¡Ah! ¡Estás bien!

Hijo de Naamán 1: ¡Papi, papi!

Naamán: ¡Oh, mi amor!

Hijo de Naamán 1: ¿Puedo abrazarte?

Naamán: ¡Claro! ¡Ven, ven mi niño!

Hijo de Naamán 1: ¡Papito, te quiero mucho!

Naamán: Ahora sé muy bien, que el único Dios verdadero es Jehová

[Los otros esclavos tiran sus collares con figuras de dioses]

¡Gracias pequeña! ¡Gracias por hablarnos de Él! [La carga]

Mamá de Caleb y Sofía: Ella no sabía lo que pasaría con Naamán, pero sí sabía que, sin importar lo que pasara, Jehová siempre estaría con ella. Y Jehová estará contigo Sofía.

Sofía: [Suspira] ¡Ah! Yo nunca seré como ella.

Mamá de Caleb y Sofía: Claro que sí, Sofía. Con que ensayes un poco, tu también tendrás valor, sabes ¿qué tendremos esta noche?

Sofía: ¿La adoración?

Mamá de Caleb y Sofía: Sí, hagamos como si la cocina fuera tu salón de clases. Yo haré de Cathy y papá y Caleb de otros niños. Podemos ensayar juntos y así mañana tendrás el valor de hablar con Cathy.

[Sofía ora, y al día siguiente en el salón de clases]

Sofía: [Pensando: «Creía que nunca tendría valor, pero la historia de la niña israelita me enseñó que Jehová me puede dar valor a mí también.»] [Mirando a Cathy] Siento lo de tu abuelita, te traje este libro te va a ayudar.

Cathy: Gracias, adiós

Sofía: Adiós. Oye Tommy, ¿quieres ver lo que leía en el autobús?

Tommy: ¡Oh, sí!

Sofía: Es un libro que habla de Jehová.

Tommy: ¿Jehová?

Sofía: Así se llama Dios, también habla de las cosas buenas que Él hará, te va a gustar.

Tommy: ¡Wow! ¡Super! Gracias

Sofía: De nada. [Pensando: «Quiero seguir hablando de Jehová en la escuela y cuando no me atreva, Él me dará valor, porque es mi amigo.»]

[Fotos de niños predicando a sus compañeros y profesores]

[Jehová te dará valor]

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.