Transcripciones Teocráticas
Una exposición bíblica que da gloria al nombre de Jehová Una exposición bíblica que da gloria al nombre de Jehová
A continuación, les traemos la transcripción del video que trata sobre una exposición bíblica, esperamos que esta transcripción te sirva de mucha ayuda en... Una exposición bíblica que da gloria al nombre de Jehová

A continuación, les traemos la transcripción del video que trata sobre una exposición bíblica, esperamos que esta transcripción te sirva de mucha ayuda en tu estudio, así como también te pueda servir en cualquier otro momento. Si deseas descargar o ver el vídeo, entonces te recomendamos que ingreses al siguiente enlace:

Una exposición bíblica que da gloria al nombre de Jehová

Si te gusta nuestro trabajo entonces compártelo con tus conocidos y todas aquellas personas que puedan apreciar nuestro trabajo.

TRANSCRIPCIÓN

Mark Sanderson – Miembro del Cuerpo Gobernante: En la reunión anual de los testigos de Jehová que se celebró en octubre de 2013, el Cuerpo Gobernante anunció la inauguración de una nueva exposición en Brooklyn, Nueva York, titulada: «La Biblia y el Nombre Divino». Nos gustaría explicarles lo que ha pasado desde entonces.

Esta exposición ha creado mucha expectación en los hermanos. Desde que se inauguró, más de 133’000 personas han venido a verla. Muchos han apoyado este proyecto donando biblias poco comunes y de mucho valor para enriquecer la colección. Es un placer darles más detalles sobre estas fascinantes Biblias.

En esa reunión anual dijimos que queríamos conseguir un ejemplar de la primera edición de la King James Version, conocida en español como la versión del Rey Jacobo de 1611, poco después recibimos un correo electrónico sorprendente.

Garth Tiglas – Departamento de Redacción: Un hermano nos escribió para decirnos que había encontrado la biblia del Rey Jacobo que estábamos buscando. Explicó que, mientras visitaba a una pareja de hermanos mayores, les mencionó que el Cuerpo Gobernante estaba buscando esa biblia en particular, al hermano se le iluminaron los ojos y dijo:

«Yo la tengo»

¿Cómo podía ser eso posible? ¿Cómo podía tener exactamente la versión de la biblia que buscábamos? Teníamos que asegurarnos de que de verdad era la primera edición de la que existen tan pocas copias.

Gerrit Lösch – Miembro del Cuerpo Gobernante: ¿Cómo podíamos saber si realmente se trataba de la primera edición? En 1604, el Rey Jacobo I de Inglaterra, encargó una traducción de la biblia en inglés moderno para que se leyera en las iglesias. Se puede saber cuál es la primera edición porque el texto impreso tiene unas variaciones que no tienen las demás. El conjunto de las variaciones tipógraficas, que puede tener una edición de la biblia en particular, son como su huella digital. La variación más conocida de la primera edición de la biblia del Rey Jacobo se encuentra en Rut 3:15, allí dice:

«[…] el entró en la ciudad»

pero en ediciones posteriores dice:

«[…]  ella entró en la ciudad»

por eso, en inglés se conoce a la primera edición como «la biblia de el». ¡Qué emoción sentimos al leer en aquella biblia: «[…] el entró en la ciudad»!

Jonathan Trujillo – Encuadernación artesanal: Las cubiertas de este libro de 400 años estaban en muy mal estado, en cambio, las hojas estaban en buenas condiciones, entonces, vino un hermano de Bélgica, especialista en la conservación de libros, para enseñarnos a restaurar esta biblia tan valiosa. Comenzamos la restauración separando con mucho cuidado cada hoja, las limpiamos con delicadeza y le hicimos algunas reparaciones, después volvimos a encuadernarla utilizando la misma técnica que se usó cuando se imprimió y por último le pusimos una cubierta de piel. La hemos restaurado completamente para que pueda durar muchos años.

Mark Sanderson – Miembro del Cuerpo Gobernante: La biblia del Rey Jacobo es uno de los libros más importantes en lengua inglesa. Según la biblioteca británica, la versión del Rey Jacobo o versión autorizada, es el texto más publicado en inglés. Algunos calculan que se han impreso más de mil millones de ejemplares en el mundo, los misioneros protestantes se solían basar en esta versión para traducir la biblia a otros idiomas, eso lo convirtió en un libro aún más influyente.

Debido a la enorme difusión que tuvo a lo largo de los siglos, el nombre de Jehová llegó a conocerse por toda la tierra. También hemos recibido dos traducciones de la biblia al español muy importantes, la biblia de «Casiodoro de Reina» y la «Reina Valera», las dos se publicaron en plena inquisición española. A finales del siglo XV, la inquisición español prohibió la traducción y posesión de biblias en lenguas vernáculas o comunes, pasaron tres siglos antes de que se levantara la prohibición.

En aquella época, tan difícil, algunos traductores valientes produjeron nuevas versiones españolas en el extranjero y las introdujeron de contrabando en el país.

Gerrit Lösch – Miembro del Cuerpo Gobernante: A mediados del siglo XVI, Casiodoro de Reina comenzó a traducir la biblia al español a pesar de la amenaza constante de ser detenido, este hombre amaba el nombre de Dios. En una ocasión dijo:

«Así que de la superstición de los modernos rabinos salió esta ley [de omitir el nombre divino] encaminada del diablo para, con pretexto de reverencia, sepultar y poner en olvido en el pueblo de Dios su santo nombre, con el cual solo Él quiso ser diferenciado de todos los otros dioses.»

En 1569 por fin se imprimió la traducción de Casiodoro de Reina, que contenía muchas veces el nombre divino [Jehová] en las escrituras hebreas. En 1582 otro erudito valiente, llamado Cipriano de Valera, comenzó a revisar cuidadosamente la traducción de Casiodoro de Reina, tenía 50 años y trabajó en la revisión durante dos décadas. En 1602 finalmente se publicó su obra en Amsterdam, para Valera el nombre divino era importante así que lo utilizó constantemente en las escrituras hebreas.

Actualmente su traducción se conoce como la Reina Valera y se ha convertido en una de las más usadas entre los hispano-hablantes.

Mark Sanderson – Miembro del Cuerpo Gobernante: Estas biblias nos recuerdan la intensa lucha que supuso traducir la palabra de Dios a los idiomas de la gente y conservar el nombre divino en las escrituras. Los hermanos que han donado estas biblias, han sido realmente generosos y no dejamos de impresionarnos por las biblias que seguimos recibiendo, veamos otro ejemplo.

Kent Pepple – Departamento de Redacción: En 1964 un hombre encontró, en el sótano de una iglesia, una biblia en latín que se había impreso 250 años atrás, fue un descubrimiento muy importante. En el año 405 se completó la edición más conocida de la biblia latina, traducida por Jerónimo, se la llegó a conocer como la Bulgata Latina. Lamentablemente no contenía el nombre divino, pero en la biblia que se encontró en el sótano de la iglesia, aparece vez tras vez el nombre de Dios en las escrituras hebreas, era la traducción al latín que publicó Sebastian Smith en 1708.

Al principio, cuando el hombre descubrió la biblia le dijeron que la quemara, pero sencillamente no pudo. Hace poco, este hombre empezó a estudiar la biblia con los testigos de Jehová, cuando oyó hablar de la exposición de la biblia, donó la que había encontrado. Más adelante, cuando visitó la exposición y vio su biblia, dijo:

«Después de tenerla guardada en mi casa durante 50 años, es muy emocionante ver que ahora miles de personas pueden contemplarla»

Mark Sanderson – Miembro del Cuerpo Gobernante: A principios del siglo XVI, mucha gente deseaba saber más sobre la biblia. Para aquel tiempo, la Bulgata Latina ya tenía más de 1’000 años, pero la mayoría de la gente no sabía leer latín, además, se habían introducido muchos errores en esa versión, por haberse estado copiando durante siglos.

Traductores y eruditos se dieron cuenta de que debían volver a los idiomas originales para producir traducciones bíblicas exactas, que pudieran satisfacer el deseo de las personas de conocer la biblia.

Gerrit Lösch – Miembro del Cuerpo Gobernante: En 1502, el cardenal Jiménez de Cisneros, empezó a trabajar en una obra que se convertiría en una herramienta muy valiosa en la traducción de la biblia. En la actualidad se la conoce como la Políglota Complutense, Cisneros comenzó a reunir tantos manuscritos antiguos como pudo en hebreo, griego y latín. Entonces, un grupo de expertos comparó los manuscritos para crear un texto maestro para cada uno de esos tres idiomas, los eruditos necesitaron diez años para recopilar esta obra tan impresionante y pasaron otros cuatro hasta que finalmente se imprimió.

Los impresores españoles no tenían los caracteres necesarios y tuvieron que prepararlos para poder imprimir la biblia. Sus seis volúmenes, se imprimieron entre 1514 y 1517. ¡Qué logro tan impresionante después de 15 años de duro trabajo! Era la primera vez que los textos maestros de las escrituras se imprimían uno al lado de otro en hebreo, griego y latín, por lo que se podían comparar fácilmente.

De hecho, era la primera vez que se imprimía en griego el nuevo testamento completo, sin embargo, el papa no aprobó que se publicara la políglota hasta 1522. La políglota complutense contribuyó a que se depurara y se conservara el texto griego y hebreo de la palabra de Dios. Se imprimieron unas 600 copias, pero sólo ha sobrevivido una quinta parte.

Al mismo tiempo que se producía la políglota complutense, otro erudito, Desiderio Erasmo, trabajaba en su versión del nuevo testamento en griego, el también estaba interesado en que los traductores de la biblia tuvieran acceso al nuevo testamento completo en griego. Lo consiguió publicar en 1516, como la distribución de la políglota complutense se retrasó, el nuevo testamento en griego de Erasmo se convirtió en la primera edición impresa para los eruditos.

Algunos traductores innovadores, como Martín Lutero y William Tyndale, usaron varias ediciones de este texto para traducir las escrituras griegas al alemán y al inglés.

Mark Sanderson – Miembro del Cuerpo Gobernante: Nos alegra decirles, que hemos recibido la donación de la políglota complutense y del nuevo testamento de Erasmo en griego de 1516. Los que han visitado la exposición, pensarán que no tenemos suficiente espacio para colocar estas biblias tan impresionantes. Por eso, nos complace anunciar que el lugar donde estará la exposición en Warwick, será mucho más grande. ¿Les gustaría ver cómo quedará?

Enrique Ford – Comité del Proyecto de Construcción: El cuerpo gobernante quiere que la exposición se centre en la biblia, que debe ser la estrella y sobre todo, debe dirigir la atención al nombre de Jehová. Por eso, el diseño general de la exposición, transmitirá una sensación de profundo respeto y reverencia por la palabra de Dios, usaremos elementos arquitectónicos que ilustren la fortaleza y la seguridad que conseguimos al leer la biblia y obedecer sus consejos.

La iluminación y el diseño de los interiores, crearán un ambiente que invite a la reflexión. La parte principal de la exposición será permanente y seguirá contando la historia de la biblia y del nombre Divino, tal como la exposición actual en Brooklyn. También habrá un espacio para otras exhibiciones donde se mostrarán más biblias singulares, esta área se renovará periódicamente.

Mark Sanderson – Miembro del Cuerpo Gobernante: Por supuesto, las biblias de las que hemos hablado son solo una pequeña muestra de las muchas que se han donado, por ejemplo, hemos recibido obras como la políglota de Leipzig y la biblia de Julia Smith. Julia Smith, fue la primera mujer en traducir la biblia completa del hebreo y el griego al inglés, hizo una traducción literal y decidió conservar el nombre Divino.

No podemos mencionar en este breve informe todas las biblias que hemos recibido, pero podrá ver muchas de ellas si visita la nueva exposición que se abrirá en Warwick, Nueva York. Mientras tanto, esperamos recibir aún más biblias singulares para añadir a la colección, estas biblias nos recuerdan que, a través de los siglos, hubo muchas personas leales que trabajaron sin descanso para preservar la palabra de Dios y dar a conocer su Santo Nombre.

También nos muestran que Jehová ha cumplido su promesa de conservar su palabra y de ensalzar su nombre por toda la Tierra. Los invitamos a la exposición de la biblia en la Central Mundial, ubicada actualmente en Brooklyn, y los animamos a visitar más adelante la exhibición ampliada en las nuevas instalaciones de Warwick, estamos seguros de que les ayudará a valorar más la palabra de Dios y a admirar el maravilloso nombre de su autor, Jehová.

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.