Transcripciones Teocráticas
Atesoraron la Biblia Atesoraron la Biblia
A continuación te traemos la transcripción del video que nos muestra la historia de personajes que atesoraron la biblia, por ello te invitamos a... Atesoraron la Biblia

A continuación te traemos la transcripción del video que nos muestra la historia de personajes que atesoraron la biblia, por ello te invitamos a ver y compartir el contenido a continuación, por supuesto, puedes ver y descargar este video desde el siguiente enlace:

Atesoraron la Biblia

¡Esperamos que te guste este gran aporte!

Transcripción de este video realmente instructivo sobre la historia de la Biblia

TRANSCRIPCIÓN

Presentador: El 26 de octubre de 1553, Miguel Servet fue declarado culpable de herejía y condenado a morir en la hoguera. Al día siguiente fue encadenado a un poste en la ciudad de Ginebra. A sus pies había pilas de madera listas para arder. ¿Qué crimen había cometido?

Servet amaba las verdades de la Biblia, pero se daba cuenta de que lo que había aprendido en ella no coincidia con las enseñanzas de la Iglesia. Miguel Servet murió lentamente, pero nunca dejó de creer que la Biblia era la Palabra de Dios.

Aquella no era la primera vez en que se utilizaba el fuego para disuadir o destruir a quienes amaban la Biblia y sus enseñanzas. A través de la historia, la Biblia ha sido blanco de ataques: imperios han intentado destruirla y lideres religiosos han procurado esconderla. Pero aun bajo amenaza de muerte y ante la oposición, muchos han arriesgado su reputación y la vida con tal de protegerla.

La Biblia se completó alrededor del año 98 de nuestra era. Para entonces, la mayoría de los cristianos, si no es que todos, vivían en territorios del Imperio romano. En el año 284 comenzó el reinado del emperador romano Diocleciano. El doctor Peter Williams trabaja en el centro de investigación sobre temas bíblicos Tyndale House.

Dr. Peter J. Williams – Director del Centro de Investigación sobre Temas Bíblicos Tyndale House: Roma no era tolerante con las personas que no fueran partidarias de la religión romana.

Dr. Brian McGing – Regius Professor de griego del Trinity College (Dublín): Diocleciano instigó una persecución organizada en contra de los cristianos.

Dr. Peter J. Williams: Quizás estemos hablando de la persecución más sistemática que cualquier emperador romano haya emprendido. Diocleciano tampoco toleraba los libros de los cristianos, por lo que deseaba destruir tanto las biblias como las copias de los libros bíblicos.

Dr. Brian McGing: Se trató de un intento formal de destruir el cristianismo.

Presentador: Dublín (Irlanda)

Ante semejante oposición, pudiera parecer imposible que la Biblia y el cristianismo sobrevivieran. ¿Cómo pudieron los escritos bíblicos superar ataques tan intensos?

Aquí en Dublín empezaremos a descubrirlo. Me reuniré con Jessica Baldwin, la responsable de administrar las colecciones de la Biblioteca Chester Beatty. Esta biblioteca alberga tres papiros muy importantes -conocidos como P45, P46 y P47- que se cree que datan del siglo III. Son algunos de los manuscritos más antiguos del Nuevo Testamento.

Jessica Baldwin – Jefa de conservación y colecciones de la Biblioteca Chester Beatty: Este es el Papiro Chester Beatty número 2, que también se conoce como P46. Es la copia más antigua que ha sobrevivido de las epístolas paulinas. Aunque el término papiro es relativamente conocido, no se puede tener una idea clara de cómo es sino hasta que se ven los manuscritos.

El papiro se producía en Egipto a partir de la médula del tallo de la planta de papiro.

Presentador: ¡Qué interesante! Parece haber un doblez en el centro de la hoja.

Jessica Baldwin: Estos eran manuscritos de tamaño considerable. No eran simples rollos que se enrollaban y desenrollaban. Tanto para los estudiosos como para la comunidad que tanto valoraba estos documentos, tenerlos en forma de códice les permitía pasar las páginas hasta llegar al pasaje deseado. Se podía leer, meditar en su contenido y entenderlo.

Presentador: El profesor McGing me mostró más detalles de los manuscritos.

Dr. Brian McGing: Estos escritos eran de la más alta calidad. Vemos claramente que se trata de los cuatro Evangelios y del libro de Hechos. Las letras se encuentran perfectamente separadas. Se puede observar que los bellos trazos están dispuestos de forma muy elegante. El trabajo en sí mismo es un testimonio de la fe de quienes lo llevaron a cabo. Era una tarea muy significativa, una que debía realizarse con seriedad y precisión, sin dejar de lado la belleza.

Jessica Baldwin: Sobrevivieron porque estaban bajo tierra, dentro de un jarrón de cerámica.

Dr. Brian McGing: Es obvio que alguien cuidó muy bien de los manuscritos. De otra forma, no estarían en estas condiciones.

Presentador: Quienquiera que los haya protegido demostró que amaba la Biblia. Ahora bien, a medida que pasaron los siglos, la Biblia enfrentó nuevos ataques.

Inglaterra

Dr. Peter J. Williams: Tyndale fue la primera persona que hizo el esfuerzo de traducir la Biblia al inglés a partir de las lenguas originales.

Prof. Guido Latré – Universidad Católica de Lovaina: Tyndale nació a finales del siglo XV en la zona de Gloucestershire; luego, en Oxford, se formó como sacerdote.

Dr. Peter J. Williams: En el siglo XV había enconada oposición a la idea de que la Palabra de Dios estuviera al alcance del pueblo en general.

Dra. Karen Limper-Herz – Curadora principal, libros impresos del siglo XVI – Biblioteca Británica: La gente escuchaba la Biblia en latín en la iglesia, donde el sacerdote la traducía para ellos. Pero no tenían acceso a ella directamente.

Prof. Guido Latré: A Tyndale no le permitieron trabajar en su traducción en Inglaterra. Pidió permiso al obispo de Londres para traducir el Nuevo Testamento al inglés a partir del griego, el texto original, pero no se lo concedió.

Presentador: Londres, Inglaterra.

La oposición a que se tradujese la Biblia era tan fuerte que Tyndale escribió tiempo después que no había lugar en Inglaterra donde hacerla. Con la ayuda de mercaderes que apoyaban su causa, Tyndale huyó hacia Alemania, donde le sería más fácil trabajar en su traducción al inglés del Nuevo Testamento.

Para 1525, la traducción estaba completa, lista para imprimirse. En la Biblioteca Británica, en Londres, averiguaremos qué ocurrió más tarde. La doctora Karen Limper-Herz, conservadora principal, nos hablará sobre eso.

Dra. Karen Limper-Herz: Esta es una copia única de la primera edición del Nuevo Testamento de Tyndale, impresa en Colonia en 1525. El Fragmento de Colonia es el único ejemplar conocido. Que se trate de un fragmento indica que traducir era arriesgado.

Después de beber varias copas, el encargado de la imprenta le contó a alguien que estaba imprimiendo un Nuevo Testamento proluterano en inglés para un hombre de apellido Tyndale. Eso llegó a oídos de las autoridades, y se hizo una redada en la imprenta. Tyndale y sus socios huyeron, así que esto es lo único que queda hoy. Se fueron por el río Rin hasta Worms. Solo pudieron producir una parte de Mateo; su trabajo era muy peligroso.

Presentador: Las primeras copias completas de la traducción de las Escrituras Griegas Cristianas de Tyndale se imprimieron en Worms (Alemania) en 1526. La tirada fue de al menos 3.000 ejemplares.

Amberes (Bélgica)

Tyndale dejó Alemania y se instaló en Amberes (Bélgica). Esta bulliciosa ciudad resultó ideal. Gracias a su próspera industria en el campo de la impresión y a su transitado puerto, sería fácil que los libros llegaran hasta los lectores en Inglaterra.

El profesor Guido Latré se ha ofrecido amablemente a guiarme por las mismas calles en las que Tyndale quizás haya caminado hace unos 500 años.

Prof. Guido Latré: Tyndale vio que aquí las personas comunes tenían acceso a la Biblia en holandés y deseaba que la gente de Inglaterra tuviera la misma oportunidad. Si alguien quería contrabandear biblias a gran escala, disponía del puerto marítimo más grande del norte de Europa.

Claro, no era fácil esconder artículos voluminosos o en grandes cantidades. Así que traían las pequeñas hojas a lugares como este, a bodegas subterráneas. Entre las páginas de libros más grandes que no estuvieran prohibidos escondían las hojas pequeñas de la traducción de Tyndale.

Al llegar a Londres, alguien podía identificar los libros y decir:

«¡Ajá! Es en estos libros donde debo buscar para encontrar las hojas sueltas de la Biblia de Tyndale».
Había unas 30.000 copias de la Biblia de Tyndale para el tiempo de su muerte.

Tyndale fue un gran hombre: audaz, valiente, dedicado… Se arriesgó muchísimo, y eso es algo que nunca deberíamos olvidar.

Presentador: Vilvoorde (Bélgica)

William Tyndale fue encarcelado aquí en Vilvoorde, al norte de Bruselas. Estuvo consumiéndose en prisión por más de un año, donde sin duda se daba cuenta de que le esperaba una muerte atroz. A Tyndale se lo respeta por su gran aportación a la lengua inglesa, pero su obra no fue el mero resultado de las ambiciones de un erudito. Tyndale amaba la Biblia. Seguramente sentía lo mismo que el salmista que, al referirse a la Palabra de Dios, exclamó:

«¡Cómo amo tu ley!» – Salmo 119:97

Norte de España

Es un hecho que la noticia de la muerte de Tyndale preocupó a todos aquellos que estaban estudiando por si mismos la Biblia con la intención de encontrar la verdad. Uno de ellos fue Miguel Servet, de quien hablamos al principio. Nació aquí, en la región de Aragón, en el norte de España.

Hemos viajado hasta Villanueva de Sigena para conocer más sobre Servet. Sergio Baches es el director del Instituto de Estudios Sijenenses Miguel Servet, que administra un museo cuya sede es la casa donde se cree que Servet creció.

Dr. Sergio Baches Opi – Instituto Miguel Servet: Estamos hablando de un joven familiarizado con los principales conflictos religiosos de su época, los cuales influyeron en los puntos de vista que adoptó con respecto a temas sensibles dentro del cristianismo, tales como el dogma de la Santísima Trinidad. Así que él decidió ir al origen. Sí, Servet pensaba que la verdad debía encontrarse en la Biblia.

Presentador: El doctor Marian Hillar ha publicado diversos trabajos sobre Miguel Servet.

Prof. Marian Hillar – Centro de Estudios Religiosos de la Universidad del Sur de Texas: Servet fue a Toulouse a estudiar leyes, probablemente a instancias de su padre. Aquella ciudad era un lugar lleno de restricciones, y leer la Biblia también estaba prohibido. Pero se puso a estudiarla a fondo. Servet era un pensador. Y, en sus días, de lo que la gente hablaba en las calles, y en todos lados, era de religión.

Presentador: En 1531, Servet publicó su primer libro: De errores acerca de la Trinidad. En él cuestionó las enseñanzas de la Iglesia acerca de la identidad de Dios y de Jesús. Después escribió:

«En la Biblia no hay menciones a la Trinidad […]. Nosotros conocemos a Dios no por nuestras orgullosas concepciones filosóficas, sino a través de Cristo»

En sus escritos, Servet citó, o hizo referencia, a por lo menos 52 de los 66 libros de la Biblia. Es indudable que Miguel Servet valoró las enseñanzas bíblicas por encima de todas las demás.

Prof. Marian Hillar: Servet fue arrestado y acusado de herejía.

Dr. Sergio Baches Opi: Su caso es un claro ejemplo de fanatismo religioso y de crueldad.

Prof. Marian Hillar: Se pedía que fuese castigado. Y en aquel entonces, el único castigo que se podía concebir era la muerte.

Dr. Sergio Baches Opi: Lo que motivó a Servet fue la búsqueda de la verdad, la necesidad que se restituyera el cristianismo hasta sus orígenes.

Presentador: Se ha dicho mucho sobre las ideas de Servet, pero lo que queda claro es que tenía una insaciable sed de la verdad bíblica. Él escribió:

«Desde el cielo nos ha sido dado un libro para que investiguemos en él a Dios»

La historia está llena de relatos de personas que arriesgaron o dieron la vida con tal de leer, traducir o entender la Biblia. Su mayor motivación debió ser el enorme aprecio que sentían por ella.

Esta ha llegado hasta nosotros a través de enconada oposición. Ha sobrevivido a los intentos por destruirla. El solo hecho de traducirla se ha considerado un crimen. En efecto, aquellos que quisieron leerla y entenderla a menudo fueron castigados con la muerte.

A pesar de feroz oposición, la Biblia -con toda su sabiduría- ha perdurado hasta el día de hoy y sigue transmitiendo fielmente las palabras de sus escritores. ¡Con razón tantas personas atesoran la Biblia!

Sin comentarios por el momento

Sé el primero en dejar un comentario debajo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.